Seguidores

domingo, 21 de septiembre de 2014

Detrás de los Ojos Azules- Cap. 20


Descubrir que la muerte gusta de ti siempre será peligroso. Aceptar ser su confidente, puede ser peor. 

El cambio en las decisiones no quiere decir que todo saldrá bien esta vez.
No hay finales felices, sólo finales que a veces, pueden continuar eternamente.

CAPÍTULO 20

OLVIDA  LO  DEMÁS
PENÚLTIMO CAPÍTULO


Elise sollozaba entre los brazos de una afligida Esme, rodeada de Alice y Rose, y luego de que Carlisle la había depositado en el blanco y amplio sillón de la sala. Era evidente de que habían llegado a tiempo y que ella estaba intacta por fuera, pero desbaratada por dentro.

En medio del llanto ella levantó la cabeza y buscó la mano de Alice, desesperada y gimoteando cuando sintió la presencia de Jasper que entraba velozmente a la casa y acercándose al grupo.

-Alice, ¡Alice! Yo en verdad no quería hacer esto. ¿Lo sabes, verdad? ¿Me crees?

Alice oprimió con cuidado la mano temblorosa dentro de las suyas.

-Sí, sí Elise. No te disculpes. Nadie podía esperar lo que sucedió.

-¿En verdad no lo sabías?

-No.

En ese instante, un Emmet con ropa arruinada, se frenó repentinamente junto a ellos, haciéndola gritar de espanto, temiendo se tratara del mismo Edward. Con la escasez de tacto que caracterizaba al grandulón, se disculpó burdamente con ella y luego se dirigió a su hermana con honesta preocupación.

 -¿Qué demonios sucedió ahí, Alice? Todo estuvo a punto de irse a la mierda, si es que llegamos una fracción de segundo después.

Rósalie y Esme lo miraron al acto, indignadas, absolutamente molestas por el improperio de Emmet pero Carlisle los apaciguó a todos al hacerse cargo de la conversación.

-Emmet, ¿dónde está Edward?

-Él se marchó. No creo que vuelva por acá en un buen rato. Estaba como loco Carlisle. Gritaba y gemía cuando volvió en sí. Y luego huyó en tu auto, en dirección contraria a la casa y a toda velocidad.

Todos miraban al grandulón expectantes. Y el primero en hablar, fue de nuevo Carlisle.

-Alice, ¿puedes ver hacia dónde va?

-No, no hay nada definido aún en su mente Carlisle. 

-¿Estás seguro que no volverá hacia acá a terminar lo que empezó Emmet? –Preguntó una muy asustada Elise.-

La culpa se adueñó de inmediato de la mayoría de los presentes. 

-Lo dudo Elise. Se veía completamente en shock por lo que hizo. Y me refiero a que estaba incrédulo y mudo cuando se subió en el auto.

-Pero no te preocupes. –Añadió un sereno Jasper interrumpiendo al desmesurado grandulón.- Si lo hace, éste es el lugar más seguro en todo el planeta para ti Elise. Somos muchos para él si es que insistiera con su locura.

Elise se estremeció de pavor. La imagen de una batalla descomunal en el interior de la casa Cullen le cruzó la mente con terribles resultados. Concibiendo a una mutilada familia como resultado de la demencia de Edward y terminando con ella completamente indefensa ante él y escurriendo sangre por el cuello.

-No Elise. Edward está luchando por volver a sus cabales. -Le dijo de repente Alice, intentando calmarla a través de la verdad.- Él, ¿cómo explicártelo? Se está reconstruyendo luego del golpe que le asestaste.

En ese instante, el teléfono de Carlisle sonó en su bolsillo. Éste miró a Alice y a Esme de inmediato. Y tras el leve asentimiento de la cabeza de Alice, dejó la sala para no alterar más a Elise con lo que ella pudiese escuchar de su conversación. 

-Edward… ¿Dónde estás?

La voz salió quebrada al otro lado del audífono.

-Carlisle. Lo arruiné. Todo.

-Calma hijo. Ella está bien.

-No, no lo está. Y ambos lo sabemos. ¡Casi la mato!

-Pero no lo hiciste.

-No por mi obra Carlisle. Sabía que estaba mal, pero no tenía la fuerza para detenerme. 

-Edward, ¿cómo te sientes ahora?

-Derrotado.

-Hijo, no. 

-Lo estoy. ¿Cómo rogar por su perdón cuando ella vivió en carne propia lo que soy, lo que fui? El monstruo me sometió. Tomó control sobre mí ahogado de despecho. Y yo sólo podía pensar en el horror de perderla sin darme cuenta de lo que hacía. 

Edward cayó momentáneamente, agobiado por los intensos recuerdos del incidente al estar ahora, plenamente consciente de ellos. Y luego añadió con tristeza:

-Poco importa que por fin haya empleado toda mi rabia contra él y todo aquello que hice bajo su impulso, para desterrarlo de mi mente. –Casi podía percibirse el llanto en su voz cuando enumeró su sentencia.- La he perdido padre. 

-Edward…

Un seco gemido de culpa se le escapó antes de seguir, abrumado por lo que iba a afirmar.

-Y, Carlisle, escucha lo peor. Sucedió. De nuevo.

-¿A qué te refieres?

-Yo… La amo.

A Carlisle le maravilló lo que estaba oyendo. Ocurría que, aunque le creía cabalmente, aquello significaba que su hijo era mucho más excepcional de lo que él mismo había juzgado posible. 

-¿Estás seguro, Edward?

-Sí. La amo. La amo, Carlisle. Y ella me detesta ahora. 

-No.

-Sí. No lo niegues padre. No me dejará volver a su lado, jamás.

-Ella, tiene miedo, Edward. Eso es lo que siente.

-¡Oh! –La pausa fue larga antes de continuar con voz aún descompuesta.- Carlisle, ¿podrías… decirle… explicarle? Es que, ¡Carlisle! Lo que sentí fue tan brutal cuando me dijo que prefería morir que estar a mi lado que, me resquebrajé de adentro hacia afuera, víctima de un cataclismo descomunal. Mi mente se acalló, sometida ante la desesperanza. Ahogada en un abismo de dolor sólo comparable al de la transformación. ¿Puedes entenderlo? Me perdí por completo. Ninguno de mis instintos funcionaba y  no… No… No fue así con Bella, jamás. Aquello fue una calidez reconfortante. Mi corazón latió por ella luego de haber estado muerto por largo tiempo. Pero esto, Elise… Ella es todo. Soy por ella. Existo de un modo que no puedo expresar con palabras, gracias a ella. A su amor.

-Hijo. No tienes que explicarte conmigo. 

-Pero necesito hacerlo Carlisle. Para que puedas decirle cuánto lo siento. Para que te crea.

-Lo haré Edward. Pero justo ahora está muy alterada. Y si todo lo que dices es cierto, debes hablarlo con ella. Sólo que no por el momento.

-¡No! ¡Por supuesto que no! Yo… Me iré donde las Denali. Necesito terminar de calmarme, adaptarme a quien soy ahora. Soy inmensamente feliz, pero también estoy desesperado y no sé cómo conjugar ambas cosas. 

-Hablaré con Elise, Edward. Trataré de ayudarte como pueda, lo prometo.

-Gracias, padre.

-Ve. Pero no tardes demasiado hijo. No les queda mucho tiempo.

-Lo sé. 

-Cuídate.

-Lo haré. Dile que la amo, que me perdone.

-Sí.

-Adiós.

-Hasta pronto.

Todos los Cullen se removieron ansiosos cuando la llamada finalizó, pues todos ellos habían escuchado involuntariamente la conversación. Y sus ojos se centraron en la humana en la sala, cuando Carlisle regresó con ellos.

-¿Era Edward, Carlisle? -Preguntó la única que necesitaba confirmación.- 

-Sí Elise. Va rumbo a Alaska, a quedarse con unos amigos nuestros.

Aquella asintió, con ojos muy abiertos, ligeramente más tranquila ahora que sabía que él se hallaba lejos de ahí.

-Elise, sé que quizá no es el momento pero, él está muy arrepentido. De hecho, está verdaderamente conmocionado y… Hay algo más… -Alice negó con la cabeza al instante, cortando el discurso de Carlisle quien la miró extrañado.- Pero creo que te lo diré luego. Por ahora necesitas descansar y tranquilizarte.

-¿Carlisle? Quiero irme a casa en cuanto sea posible.

Todos se miraron, interrogantes. No esperaban eso.

-Claro. –Aceptó el aludido.- Esme puede ayudarte a empacar ahora mismo si así lo deseas.

-Gracias. No quiero ofenderlos, pero…

-No tienes que agregar nada, hija. Te entendemos. ¿Aún quieres que yo sea tu médico? Creo que sería lo más adecuado, dadas las circunstancias, pero sólo si tú estás de acuerdo.

-Sí. Tú… Ustedes no tienen la culpa de nada de esto. Es cuestión de Edward y mía, pero, quiero, necesito alejarme también. 
 
-Por supuesto.

Unas horas después, Elise llegaba a casa acompañada de Carlisle, Esme y Alice. Quienes aceptaron ser su apoyo para contarle finalmente la verdad sobre su estado a sus padres. 

Elise había regresado a casa para morir, verdaderamente.


----- 0 -----


Sylvia estaba que rebosaba de alegría cuando vio a su hija escoltada por los Cullen. Pensó que no se había equivocado y que efectivamente, aquellos venían a apoyar a Edward para pedir la mano de Elise, hasta que notó que éste estaba ausente.

Luego de los saludos y de explicar brevemente que Edward no volvería por ahí pronto, Elise hizo reunir a su familia en la sala de la casa para terminar con la charada. Carlisle, Esme y Alice permanecieron sentados en respetuoso silencio mientras Elise finalmente se abría con sus padres.

Sylvia comenzó a gemir audiblemente apenas comprendió lo que había dicho su hija. ¡Aquello no era posible! No. No de nuevo. ¡¿Cómo?!

Karl tomó la mano de su esposa entre las suyas y la abrazó cuando ésta se desplomó contra su hombro y Elise se arrodillaba frente a ellos rogándoles no estuvieran tristes.

-¡Por favor, mamá! ¡Papá! Es por ello que me fui lejos de casa, no quería que ustedes cargaran con esto también. 

-¡¿Hace cuanto lo sabes?! ¿Estaba activo cuando te marchaste de viaje?

-Sí papá. Y ésa fue la razón por lo que decidí dejar todo y vivir lo que me quedaba.

Sylvia se lanzó a cubrir a su hija a quien empezaba a quebrársele la voz también bajo el abrazo de su madre.

-¡Hija! No debiste ocultárnoslo. Pudimos haber luchado juntos de nuevo. Vencerlo otra vez.

-No mamá. En aquella ocasión me dieron sólo cinco a seis meses de vida. Ya estaba en metástasis para cuando me lo detectaron.

-¡Seis meses! –Sylvia gritó ahogadamente de espanto.- ¿Entonces, cómo? ¿Edward sabía esto?

-Sí. Intenté alejarlo a él también, pero fue muy necio y se negó a abandonarme en aquel momento.

Sylvia buscó los ojos de Carlisle y Esme, afligida. Pensando lo mejor y lo más triste para con el muchacho que amaba tan incondicionalmente a su hija. De madre a madre, Esme asintió en silencio, con un sentimiento similar dentro de ella.

-Pero han pasado tres años hija. –Atajó Karl, con firmeza.- Los médicos se equivocaron. Quizá…

-No papá. Carlisle me hizo un chequeo éste fin de semana. A él lo mantuvimos siempre al corriente de mi estado y de todo lo que intentamos para mantener a raya el avance de la enfermedad. Funcionó por un buen tiempo, ya lo ven. Pero se me acabaron las cartas. Yo… Mamá, Papá… Esto va a ser rápido. Y no quiero que me lleven a un hospital. Quisiera evitar entrar ahí hasta que sea absolutamente necesario. Saben… Que… Odio…

La voz se le atragantó en el pecho. Vencida por el miedo y el dolor. Ya no podía ser valiente. Ella, al igual que sus padres sólo quería cerrar los ojos y negar todo aquello. Desaparecer. Alejarse de ese castigo tan horrible que era morir tan inútilmente, tan pronto. 

Nadie más habló. Padre, madre e hija estaban arrodillados, unidos en un abrazo que los sostenía en un dolor inmenso. Conscientes de que estaban a merced de lo que esa monstruosa enfermedad iba a hacer con su hija.

El grupo silencioso de vampiros al otro lado de la sala deseó poder llorar. La muerte les era ajena en esa forma, pero ellos habían escogido apegarse a lo que les quedara de su humanidad y en ello estaba la compasión; la cual los hacía desear poder hacer algo por esa pobre familia y por la chica a la que Edward amaba con todo su ser.

Eventualmente, Karl Renaud se dirigió a Carlisle, asustado. En busca de ayuda.

-Carlisle, ¿qué sigue ahora? ¿Qué hay…? – Calló al acto. No podía formularlo en voz alta.-
-Sólo podemos procurar que Elise pase lo más cómodamente posible éste tiempo. Pediré un permiso y me mantendré cerca, para cuando sea necesario apoyarla con más.

Karl asintió en silencio, agradecido con el médico. Él estaba muy confundido y débil en ese momento y necesitaba que alguien más tuviese la fuerza que se le había escapado. No era natural que un padre enterrara a sus hijos y él iba a tener que hacerlo. Pronto.

Elise pasó esa noche acostada entre sus padres y con Franco hecho un ovillo a los pies de todos, sobre la misma cama. Ninguno de los Renaud quería separarse entre sí. La desolación se había apoderado de su casa y todos sentían que sólo manteniéndose lo más unido posible, podrían lograr al menos, subsistir hasta el fin.

A la mañana siguiente, los Cullen regresaron con Carlisle en su rol de médico para con los miembros de ese hogar, así como guía en esos momentos tan inciertos. 

Poco antes de que ellos se marcharan con la promesa de volver pronto, Sylvia se decidió a hablar con Esme respecto a la ausencia de Edward.

-Esme, ¿me dirás la verdad sobre tu hijo? –Aquella la miró confundida, la pregunta era muy amplia y necesitaba más información para responder a lo que en realidad se estaba refiriendo la madre de Elise.- No pudo con esto, ¿no es así? Por eso es que está ausente, ¿sí?

Esme suspiró. Todo era muy triste.

-Así es Sylvia. Por favor, no seas muy dura con él. Está devastado por la noticia.

-No. ¡No, Esme! No siento así. Tu pobre muchacho ha sido un héroe. Puedo comprender que se sienta derrotado y asustado.

-Ellos pelearon Sylvia. Antes de venir. –dijo, apegándose a la historia en la que Elise había insistido para excusar la desaparición de él.-

-¿Cómo dices Esme?

-Edward no quería separarse de Elise. Pero ella lo apartó y él… -Esme se contuvo. No era fácil explicar la situación sin complicar las cosas.- Se enfureció tanto que, bueno, él se dañó mucho Sylvia y optó por alejarse hasta calmarse. Dime, ¿sabes tú lo de Edward con Isabella?

-Si… ¡Oh, Dios! Tu hijo debe estar devastado. Está pasando por lo mismo otra vez.

-Así es Sylvia. Está muy afectado. Quiere a tu hija, como no pensé fuese posible nunca más, pero las cosas se han complicado demasiado entre ellos.

-Lo siento mucho Esme. Pase lo que pase, yo siempre voy a tenerle mucho cariño a tu hijo. Por haber estado ahí para con la mía, ayudándole a luchar. Y por hacerla feliz en sus últimos días. Díselo cuando lo veas. Espero, le ayude un poco con, todo.

-Gracias Sylvia, lo haré. –Le contestó mientras le tomaba con cuidado de las manos.- Te veré pronto. Volveré con Carlisle en una semana.

-Sí.

Ambas mujeres se abrazaron fuertemente y se despidieron. Los siguientes días fueron muy largos y muy cortos para los Renaud. Elise se encontraba relativamente bien al principio, sostenida por la ponzoña. Pero ese efecto fue menguando igual que siempre y eventualmente, poco más de tres semanas después, despertó una mañana inmersa en fiebre y dolor que sólo fueron en aumento. Comenzando así el cáncer, a devorar todo rastro de vida en ella.
 
Ese día, llegó el inicio del fin. 

Siguiendo las instrucciones de Carlisle, la morfina y los medicamentos inundaron su menguado organismo sólo para ayudarle a seguir. Pero si antes del declive ella estaba delgada, de un modo antinatural por la velocidad del avance y con el paso de los días; su cuerpo se consumió atrozmente, hasta quedar casi en los huesos y sumamente frágil. Con una apariencia física alarmante que evidenciaba cuánto tiempo había engañado a la muerte y cuán complacida estaba ésa, de reclamar lo que debía ser suyo desde hacía mucho tiempo. 

Así que por más que todos –incluyendo Elise- habían intentado prepararse para la crisis, aquello simplemente no había sido posible. La caída estaba siendo brutal y Elise se vio casi inmediatamente postrada, noche y día, en cama. Demasiado debilitada para moverse o hablar la mayoría del tiempo.

Todos los Cullen se ofrecieron para ayudar del modo que fuese necesario a la familia Renaud. Velando a la enferma cuando las fuerzas faltaban y tratando en esos ratos también de intervenir a favor de Edward ante Elise.

Carlisle, cumpliendo su palabra y abatido en piedad, había intentado en varias ocasiones hablar con ella respecto al sentir de su hijo, pero cada vez que lo hacía, obtenía una negación a si quiera oír el nombre. Elise simplemente no podía superar el escalofriante recuerdo del ataque. Y la sola idea de que Edward pusiese estar rondando cerca le daba nauseas. 

A pesar de todo, Elise era plenamente consciente de que ella había sido la causante de del funesto drama que estaban viviendo como resultado de su desesperado intento por forzar a Edward a confrontar su pasado y liberarse del mismo. 

Pero entre la culpa y el miedo que le agobiaban, le era muy difícil obviar la aterrorizante reacción de Edward y concentrarse en todo lo otro -su vida feliz con él-, como Carlisle y los demás le aconsejaban. 

Y no era que dudara de que aún le amaba, pero sí de que tuviesen una oportunidad; acosada por el temor al monstruo impasible que estuvo a punto de asesinarla.

Rose la entendía bien. Por ello, fue quien menos la presionó a perdonar a su hermano, pero aún así, intercedió por él a causa de los remordimientos y el honesto deseo que ellos fuesen felices.

Esme, Jasper y Emmet también fallaron. Y el tiempo seguía pasando, llevándose con él, la vida de Elise.

Pasadas más de cuatro semanas del evento, Elise comenzó a tener momentos de inconsciencia, donde su mente perdía el contacto con la realidad y hablaba en  incongruentes murmullos que dejaron a todos abatidos de impotencia. Era evidente que pronto llegaría el momento de internarla en un hospital. 

Durante esos delirios, Elise huía a otro lugar. Uno donde se evadía del dolor y vivía aisladas escenas de fantasías y recuerdos de su corta vida. Momentos en los cuales, muchas veces se le escuchó claramente pronunciar el nombre de Edward. Aquél acto, provocó que Alice simplemente no pudiera más con la desalentadora perspectiva y se decidiera. 

Sabía que su hermano hacía días que había vuelto de su auto exilio y que se mantenía a distancia sin comunicarse con nadie, a causa de la frustración y la desesperanza. Rendido en apariencia y apostado cerca, esperando el final. 

La vidente se negó a darse por vencida como lo hacía él. 

Por ello, una noche, mientras velaba a la que podría llegar a ser su hermana y gran amiga, se lanzó a la carga en cuanto la desahuciada tuvo un rato de lucidez.

-Elise… -Saludó Alice con cuidado, sin dejar de poner atención en las posibles consecuencias de su charla con la chica.- ¿Cómo te sientes? ¿Necesitas algo?

-¿Alice…? Estoy, tan cansada, ya… ¿Falta mucho…?

-Hermanita, no podemos ponernos a hablar de perder aún. Lo siento. –Elise, sólo rodó los ojos en respuesta y la vampira obvió esa muda queja.- ¿Aún me crees cuando te dije que siempre iba a decirte la verdad y que sólo intervendría si tú así lo quisieras?

La demacrada pelirroja asintió, sin deseos de agotar su respiración. 

-¿Elise, en verdad no quieres volver a ver a Edward? Yo, debo confesarte que tu porvenir es muy incierto aún. Y eso sólo puede ser porque realmente estás intentando perdonarlo.

El corazón de la chica se saltó un latido a la sola insinuación de una posibilidad.

-¿Alice…? ¿Crees que lo logre a tiempo? A ti no puedo esconderte nada.

-No lo sé Elise. Pero sí sé que tu plan funcionó.  Aunque no se lo hayas querido creer a Carlisle cuando te lo dijo. Entonces, no estabas lista para aceptarlo pero… -La pequeña vampira miró con lástima a la chica en cama.- Tienes razón, ya no hay tiempo. Aún si Carlisle o Edward te dieran su ponzoña, sólo ganarías horas. Tu decisión debe venir desde adentro. Ser completa y totalmente honesta si es que queremos que el futuro se establezca.

-¿Entonces, estás diciendo que…? ¿Es real?

-Elise. –Le dijo con tierna sinceridad.- Tienes que saberlo ya. Estoy segura de ello.

La pelirroja se mordió los labios, delatando con ese gesto entender a qué se refería ella.

-¿Sucedió, Alice?

-Sí.

-¿Él…? ¿Me ama?

-Sí. Confrontarlo con la muerte, ¡tú muerte!, lo hizo. Lo rescató de su pasado y les dio, a ti y a él, una nueva oportunidad. Para siempre. Sólo tienes que decidirte a tomarla.  Y te digo también que de hecho, creo que todo se inició desde Chiang Mai

Elise se sobresaltó ante la memoria del accidente que la llevó a tomar la ayuda que Edward le ofrecía. A aceptar que le amaba incondicionalmente y que no quería morir y perderlo, inútilmente. 

-Recuerdo perfectamente como ése mismo día en que ustedes pelearon, comencé a ver flashazos de un futuro distinto. Él estaba tan frustrado y caminando sobre el límite cuando te dejó… ¡Ojalá se hubiese liberado desde entonces! Y esto, ahora, sería muy distinto.

-¡Alice!

Lágrimas empezaron a asomarse a sus ojos mientras volvía a apretar los labios firmemente y escondía la mirada de su interlocutora que asentía. Aquello no podía ser más retorcido. 

¡Dios! ¡Quería tanto desechar ese terror que le causaba la imagen desprovista de humanidad de Edward! De aquellos casi transparentes ojos fríos que la miraron impávidos, justo antes de intentar matarla.

-Elise, estoy muy apenada contigo. Con ustedes dos, por no haber podido prever lo que sucedió. –Continuó Alice.- Lo lamento muchísimo de verdad. Debí haber puesto más atención al temblor que él experimentó aquella vez en Asia, pero no creí jamás que Edward pudiese perder el control como lo hizo. Supongo que el cambio interno que experimentó fue algo tan único y violento, que noqueó todos sus sentidos. Su propia mente se rajó en pedazos para poder dejar emerger una nueva, distinta. Maduró de golpe, si se puede decir de algún modo. Pero para que ello fuese posible, primero se destruyó por completo a sí mismo. Al monstruo que tanto temía y a los lazos rojos que le unían a Isabella, por ser lo que somos. Y sé en verdad, que lo única constante que permaneció en Edward fue, que no quería perderte.

El corazón humano se alteró en una loca carrera que comenzó a ahogarla, en pena y dolor.

-Y ahora… Yo lo arruiné todo. Le temo demasiado Alice.
-Pero también lo amas. Tienes que luchar Elise. Tienes que dejar ir ese sentimiento, igual que lo hizo él, definitivamente. Sin resabios.

-…Porque si muero con ellos… Seré un monstruo en la otra vida, ¿no es así?

-Es muy posible. Si.

-¿Sería? ¿Cómo él? ¿Cuándo quiso…? – La palabra se le atoró en los labios y Alice no le permitió volver a invocar el miedo que la acosaba.

-Transformarte, Elise. Su intención jamás fue otra, pero sucedió bajo las peores circunstancias.

-Me hubiera matado Alice. Lo vi. – La voz salió más fuerte, alterada. Gastando mucha de su fuerza en ese desahogo.- Vi al monstruo al que todos ustedes se refieren, al que le huyen. Del que reniegan. Y estoy muy asustada Alice. Lo de Isabella me dolió, mucho más de lo que creí podría ser. Aunque creo que ya había aceptado hacía tiempo que ella sería siempre parte de él. ¡Y aún así incurrí en un acto muy egoísta y lo presioné demasiado!

Alice asintió comprensiva y algo avergonzada también. ¿En realidad hubiese podido ayudarles de algún modo? ¿O todo había sucedido tal y como debía ser?

-Dime algo, Alice… ¿Todos ustedes son así, cuando, se dejan ir? ¿Cuándo cazan? Jamás pude imaginar completamente cómo era aquello hasta que, fui la presa.

La interpelada suspiró incómoda. No podía negarle esa verdad.                                   

-En cierta forma, sí. Cuando nos concentramos en nuestro alimento y empieza el frenesí, nuestros instintos son puros. Sólo que cada uno por decisión propia, hemos elegido limitar y controlar al máximo lo único que no podemos evitar.

-¿Y lo que te llevas de ti, a la otra vida?

-¿Qué quieres saber exactamente?

-Rósalie. Ella murió enojada, herida, indignada. Y trajo todo eso con ella a ésta forma. Ella misma me explicó que no ha podido deshacerse de esas sensaciones a pesar de amar tanto a Emmet.

-Rósalie es Rósalie, Elise. Pero ciertamente eso nos lleva al meollo de nuevo: Para estar juntos tú y Edward por la eternidad, tienes que estar plenamente segura de ti y en paz con todo. No dudes de él, yo puedo atestiguarte que el amor de mi hermano es sólo tuyo. Y qué bueno, seguirá contigo, aún si mueres. 

-Alice, ya no tengo tiempo para superar esto apropiadamente. Estoy agonizando minuto a minuto. –Una lágrima se escurrió desde los hundidos ojos al confesar sus miedos.- Cuando despierto como ahora, siempre estoy asustada y sin saber cuánto tiempo me he ido. Incluso, a veces, no sé qué es real y qué no. ¿Cómo voy a lograrlo así? ¿Cuándo no estoy todo el tiempo aquí?

-Debes intentarlo. Cada segundo, a cada respiración y en cada delirio.

-¿Crees, que, debería verlo? –La pregunta se le atragantó ruidosamente en la seca boca.-

-Podría funcionar Elise. Tal vez te ayude a confiar en él de nuevo si ves por ti misma cuánto te ama. 

-¿Estarías tú cerca sí…?

-Por supuesto.

-Alice. -Exhaló con miedo y cansancio. Temerosa de la repentina idea en su mente.- ¿Él, puede oírnos?

-Casi estoy segura de que sí. Ha procurado estar cerca de ti, pero sin atreverse a mostrarse. Es muy tonto mi hermano. Tiene muy poca fe en los milagros cotidianos.

Elise jadeó preocupada. La larga conversación y las emociones a causa de la misma, la estaban dejado extenuada. Aún así y sintiéndose avergonzada por la falsa intimidad de la charla, se dirigió al aire:
 
-No puedo verte justo ahora, Edward… -dijo, con inquietud en la voz.- Dame, un poco más… Unas horas. Que mis padres sepan que estas aquí, por favor. 

Alice se quedó quieta, escuchando y observándola con ternura en los labios.

-Elise, él está muy agradecido. Vendrá en cuanto ellos estén despiertos.

Ella asintió levemente sobre su almohada y entonces, su preocupación se fijó en algo mucho más banal.

-¿Alice? Una cosa más… Soy, un cadáver. ¿Podrías…? Sé que a él le va a afectar mucho verme así.

-Elise, no te preocupes por ello. Créeme que tu exterior es lo último que a él le importará.

-Pero, aún así… Quisiera…

-Está bien. Descansa. Yo me encargaré de todo.

-Gracias.

Una vez que la enferma se quedó nuevamente dormida o inconsciente, Alice se dirigió al aire.

-Edward. ¿Sigues ahí? –Hizo una pausa para escuchar.- Más vale que vayas de cacería ahora mismo y lleva contigo a Jasper, Emmet y Carlisle. No quiero dejar ninguna posibilidad sin cubrir, ¿de acuerdo? Y vuelvan pronto.

Mientras un nervioso Edward obedecía a lo lejos, una veloz Alice procuraba seguir los deseos de la pelirroja. No habría maquillaje que le ayudase lo suficiente a enmascarar la verdad. Pero al menos ése esfuerzo, podría aligerar un poco el ánimo de ella al recibir a su hermano luciendo así.

Sin embargo, fue poco después del amanecer mismo que Edward se presentó apuradamente en la casa, acompañando a Carlisle luego del angustiado llamado de Alice al teléfono del médico. Ella había podido percibir gracias a lo que eran, un repentino y notorio declive en la enferma. Y asustada de lo que pudiese pasar, no perdió tiempo para alertar a todos.

Los Renaud les recibieron con un marcado sentimiento de alivio en su angustia, el cual superó a la sorpresa de hallar, finalmente, a Edward al lado de su padre. 

Alice fue honesta con Carlisle, contándole todo y aduciendo la caída al estrés que le había producido la aceptación de la verdad y la idea del reencuentro. Mortificándose mucho al ver cómo su hermano se descomponía visiblemente, al mirar por primera vez a Elise, presa de la muerte una vez más por su culpa.

Y es que, encima de todo y a pesar del esfuerzo de su hermana para darle a su pelirroja una mejor apariencia, era imposible ocultar a unos ojos tan precisos la verdad de su salud. Elise sólo tenía horas de vida para ese momento. 

Carlisle tuvo que confirmarles a los padres de ella, que era urgente movilizarla al hospital. Pero no les dio falsas esperanzas. La oxigenación de su hija era muy baja y así mismo, su signos vitales. 

La ambulancia llegó pronto y lleno de frustración, Edward tuvo que aceptar el no poder subir a bordo con ella por falta de espacio. Los padres de Elise ya se habían instalado primero. Con la mandíbula tensa y sumamente silenciosos escoltaron al vehículo aullante en el auto de Carlisle, con Franco junto a ellos. Alice fingió ir a casa a descansar un poco y asearse rápidamente. 

Y así, bajo esas circunstancias, se ubicó a Elise en un privado. Su estado no ameritaba si quiera ingresar a terapia intensiva; sino más bien, darle el apoyo para hacer lo menos dolorosa posible y pacífica su muerte.
 
Conectada a oxígeno y monitores, la pelirroja ya no recuperó la consciencia. Aunque de sus labios aún salieron ocasionales, quedos e ininteligibles balbuceos. Cada vez menos frecuentes.

Pronto, ni siquiera eso se escucharía nunca más.

------
Estoy triste. Ya es el final.

¿ME DEJARÁN SUS COMENTARIOS ANTES DE DECIR ADIÓS? 
 
Cariños: Sissy
-----
Mi música para éste episodio es de Linkin Park: “Leave out all the rest”. Subtitulado en español.
Muy adecuada para sentir el texto. La despedida en su letra, casi perfecta para el adiós de Elise.
Sí, también de nuestro querido Twilight, el de C. Hardwicke. 



18 comentarios:

Sissy dijo...

Ya se acaba esto, y hoy quiero aprovechar para contarles algunos detalles de la construcción del final y para aclarar sus hipótesis, que me hicieron sonreír al leer sus comentarios en capítulos anteriores.

Sé que muchas de ustedes creían que Edward estaba confundido, que no dejaba a Bella por el remordimiento de seguir vivo y volver a amar; pero no. Ese no era el caso totalmente.
La cuestión es que la señora Meyer creó un vampiro de piedra, casi incapaz del cambio y a eso me apegué.

Edward se enamoró de Isabella aquella noche en su habitación cuando se dio cuenta de que ella también pensaba en él, y por todo lo que en ella le atraía, como su aroma o el misterio de no escuchar sus pensamientos. Elementos que le causaban una deliciosa tortura de ansia y anhelo que combina con su personalidad “masoquista” y del cortejo estilado en la época en que él estuvo vivo. Y siguiendo esa línea, y aventurándome en le idea de, “¿…qué hubiera pasado sí…?”, lo dejé fracturado al morir Bella.

A veces, el único modo de arreglar algo roto, es hacer algo nuevo a partir de ello. A veces, simplemente hay que aceptar que ya no tiene arreglo. En éste caso, destruí al Edward anterior -en un colapso para alguien de su especie- y lo dejé formarse de nuevo en un evento casi imposible para alguien congelado en el tiempo. Por lo cual metamorfosis debía ser aún más brutal que la anterior. Por eso casi mató a Elise. No por egoísmo, como intenté hacer parecer en el capítulo anterior.

Si Elise muere, el pobre estará atado de nuevo a un fantasma, no sólo por amarla, sino porque ya sería casi imposible para él superar dos veces una pérdida de ese tipo. Y creo que, definitivamente se volvería loco y eventualmente peligroso para los de su tipo, o se destruiría a sí mismo incapaz de seguir eternamente solo.

Si ellos logran conjuntar un acto de salvación, el Edward de Elise sería el hombre completo que ella siempre anheló. Sólo que ahora ella es la vampira nueva y tendría mucha fuerza desbocada y peligrosa, si es que se lleva a la otra vida el terror contra él.
Para que todo funcione, ambos deben estar listos y en el mismo momento. Creo que para una humana con tan poco tiempo, es una gran tarea a enfrentar.

Y no sigo con más, porque podría dar demasiadas pistas sobre el final y arruinarles el adiós.
Así que, ahora soy yo la que está ansiosa por oírlas, porque ya les dije mucho y, ¡¡¡muero por saber que piensan!!!!

Besos. ¡Las quiero!

Cariños. Sissy

May May dijo...

Estoy en shock!!!! Sissy querida regreso al rato para comentar...

Laura dijo...

No no no no!!!!!!
Sissy no me puedes dejar asi, Elise practicamente esta muriendose y no le falta nada para q eso pase,uufff me estas haciendo q sufra, ella lograra salvarse al comvertirse en vampira o se morira?, uy ni se q mas poner de la impresion sobre el capitulo, xq estubo muy triste y te cuento he sufrido muchisimo!!!
gracias x el capitulo ojala actualices pronto, saludos!!!

4n0n1m0 dijo...

Sissy dios q capitulo!!! aqui estoy con lagrimas!!! espero q les de tiempo y ella lo pueda perdonar para q Edward y ella puedan estar felices en la eternidad!!! el q el la amara ya lo sabiamos aunq el mismo no lo supiera xq todo lo q el hizo x ella no solo fue x egoismo sino xq habia mucho amor alli aunq el pensara q solo era cariño! anciosa x leer el proximo!

gracias x tu historia!! eres muy buena en lo q haces! salu2 y cuidat!

besos desde Venezuela!

Bell.mary dijo...

!!!!Wooooooowwwwwwww!!!!! tremendo capitulo nos has regalado mi querida Sissy, Dios que me tenias con los nervios de punta y con los sentimientos a flor de piel, en momentos frustada, en otros llorando a no poder mas y en otros pidiendo un milagro para esta parejita.
Muchas gracias por tu explicacion en el comentario, en verdad que eres una gran escritora, mira que yo fui una de las que penso que Edward era un egoista y que solo queria tener a Elise por no dejarse caer en el abismo y perder lo que le habia prometido a Bella, me hiciste comprender el sentir de Edward y como necesitaba de una verdadera transformacion para que su amor pudiera ser, y si tienes toda la razon un Edward como el que fue con Bella si perdiera de nuevo a su amor terminaria en la total locura.
Senti toda la angusta de la pobre Elisse cuando llega a la casa de los Cullen, toda su desesperacion por como vio a Edward y el miedo que experimento, sin duda su plan funciono, que jamas me imagine que ese fuera su proposito al decirle eso, le ayudo ver que ella estaba dispuesta a morir antes de vivir una eternidad asi con el, aunque le costo mucho porque ahora le teme, ver de frente al monstruo que tanto el no queria que saliera, ahora tendra que luchar con ese miedo para poder ver si es mas fuerte el amor que le tiene, pobre Elisse toda la vida teniendo que luchar muy fuerte sin duda una gran mujer muy valiente una gran guerrera, por eso se que sera capaz de vencer sus temores, ahora solo tiene que ver a Edward para poder ver si puede mas el amor que le tiene al miendo que experimento en su ultimo encuentro.
Mi querido Edward tan hermoso, todo devastado al ver que lo que mas temia, su monstruo interior habia salido y a todo color con el ser que mas ama, ahora esta sufriendo por creerla perdida y ver que esta a punto de morir y aun no ha podido hablar y decirle cuanto la ama, que solo su amor pudo salvarlo del fantasma del pasado y hacerlo un hombre nuevo.
Me dejaste con un nudo en la garganta con ese final, Elise esta tan mal y aun no puede hablar con Edward y no le queda mucho :( .... espero que puedan tener aunque sea unos minutos par hablar porque esos pueden ser los definitivos para que ella tome la decision de convertirse y vivir toda una eternidad feliz junto a el...... Dios se merecen ser felices.

Me quedo angustiada y con un nudo en la garganta, de verlos asi.....
Por favor mi Sissy ya no me los hagas sufrir tanto.... esperare con muchas ansias, angustiada y muy triste el final, sera una pena no saber nada mas de esta hermosa parejita, y de mi Elisse que se robo mi corazon y dejo muchas enseñanzas...

MUCHAS, MUCHAS PERO MUCHAS GRACIAS mi Querida Sissy por permitirme gozar, reir, sufir, llorar y soñar junto a ti con esta hermosisima historia.
Te quiero amiga..... Un besote.

maty dijo...

Sissy... estoy triste :( pobre de Elise y de mi Edward que no pudo hablar con ella :( Sissy estoy llorando :´( por la desesperación de Edward... mira que descubrir que en verdad la ama y que ahora se le escape de sus manos... se que pudo ser un shock enorme para Elise conocer al mounstro de Edward pero un solo acto no puede acabar con todo el amor y descubrir k el también la ama.... por que no pidió que la convirtieran???

Sissy no kiero un final triste... me vas a traumar :( tampoco kiero k acabe la historia... me kede algo sokeada cuando dijiste que es el penúltimo... me encantaría saber mucho mas de Elise y de Edward... pero bueno cada historia tiene que tener un final y tengo k aceptarlo :( :)

gracias Sissy por regalarnos esta maravillosa historia tienes un don al igual que Coka para contar una historia que logra metersete en la piel... como e redio, llorado, emocionado, estado de shok con la historia....

así k no me keda mas que decirte gracias Sissy

aaaa y ovio muero por leer el próximo capitulo, aun k se que es el final :( aun así tengo ansias por leerlo ya jajaja y no es precion... es solo el sentir de esta loca fan de tu historia jajajja

Saludos
Maty

Anónimo dijo...

Sissy!

sarita celeste barrios barrios dijo...

hola sissy si es un espectacular capitulo vaya me quede como que ahora nooo esta muriendo de verdad solo le quedan no se minutos y estaba apunto de llorar me metí tanto en el personaje pobre edward todo lo que ha sufrido mas que cualquiera de ellos y dos veces pasar por eso y lo peor es que esta inconsciente y no tienen la autorización de ella de convertirla y se esta muriendo...

no puedo esperar para leer lo poco qe queda me siento muy emocionada y contenta por ti por trasmitirnos tus pensamientos en estos hermoso capítulos gracias sissy por todo dale a nuestro edward un final feliz por fis

coka dijo...

Sissy:
Que lectura mas triste y desgarrada, casi puedo ver a Edward escondido entre los arboles, sin querer perderse cada uno de los agónicos minutos de Elise.
Siempre te lo he dicho, que manera tan delicada de relatar un proceso tan desgarrado, casi siento el soport de esa pieza y puedo ver a Alice sufriendo.
Me gusta este Edward atormentado, SIEMPRE atormentado, luchando por su felicidad, ya sabes que lo amo, pero también amo a Elise, esa colorina se robo mi alma, y es así gracias a tu capacidad de tejer las emociones junto a mi alma, mi Sissy, mi querida Sissy, somos humanas y necesitamos del agradecimiento, pero sabes que en el fondo escribimos para nosotros mismas, porque es una ventana que se abre y nos permite volar, vuela mi hermana, no dejes que sentimientos terrenales te dejen en tierra, un beso y gracias por esta hermosa historia.

althena dijo...

Sissy!! Tengo mis sentimientos a flor de piel!! En verdad fue un magnifico y angustioso cap por que pudimos ver que Edward por fin admite a si mismo que ama a Elise por sobre toda las cosas y ver como lograste renacerlo desde sus cenizas para reinventarse de nuevo es increible en verdad eres una gran escritora nos metes en ellos en tus historias y en los personajes que parecen que estamos ahi junto a ellos viviendo y sufriendo a su lado!! Mi corazón se estrujo al leer sobre las pocas horas de Elise quiero en verdad que ambos sean felices y Elise necesita poder alejar ese miedo para aceptar estar con Edward en paz y para siempre ambos se lo merecen sufrieron mucho les toca la felicidad de vivir juntos please que logren serlo que el final de esta hermosa historia sea un comienzo a un grandioso futuro para Elise y Edward!!! Gracias y mas gracias por siempre dejarnos entrar en tus historias no me canso de repetirlo por que son increibles !! Esperando que Elise y Edward vivan juntos por toda la eternidad kissitos

Anónimo dijo...

SISSY ME TIENES SORPRENDIDISIMA QUE PROFESIONAL PARA ESCRIBIR INVESTIGAS TAAN A FONDO COSAS QUE A MUCHAS DE NOSOTRAS NOS PASA DESAPARECIBIDAS ME ENCANTO EL CAPITULO TUS HISTORIAS LAS ATESORO Y APRECIO TU PROFESIONALISMO Y CONSTANCIA AL ESCRIBIR BESOS CHICA TALENTOSISISISIMA POR OTRO LADO TE COMENTO CUANDO VI CREPUSCULO ME ENAMORE INMEDIATAMENTE DE EDWARD PERO DESPUES DE EL ALICE ES UN SUPER PERSONAJE CON UNA HISTORIA TAN BELLA Y TAN TRISTE QUE OJALA ALGUN DIA ESCRIBAS ALGO DE ELLA EN FIN ES UNA PETICION ALGO ILUSA PERO LO TENIA QUE DECIR BESOS SISSY Y FELICIDADES POR ESTA HISTORIA QUE ESTOY SEGURA TENDRA UN FINAL MEMORABLE

Anónimo dijo...

Ay Sissy... de verdad que eres una tremenda escritora tus historias ya deberian de estar en las librerías mas importantes, de verdad mujer tu talento es latente, has desenvuelto este fic de una manera muy fina, quiero decir sin dejar nada suelto, cada detalle alimento este hermoso relato que hoy nos trae a estar así... como lo describieron las muchachas en cada una de sus opiniones anciosas, tristes y a la expectativa. Sobra decir que así mismo me encuentro yo, imaginar la angustia de Edward a cada minuto que pasa es algo agobiante, y ni que decir del miedo de Elise de la incapacidad que siente al ir perdiendo el control de su cuerpo y ver como la muerte la va sometiendo de a poco y peor aun el comprobar al fin que Edward La ama cuando tan solo le quedan unas horas de vida... es tremendo. Ya lo he dicho y no me canso de repetirlo confio en tu talento en que le vas a dar el digno final que esta maravillosa historia se merece.
Solo me resta decir que espero leer pronto el desenlace de estos personajes tan queridos que tantos momentos gratos nos dejaron aunque no niego que me da nostalgia saber que ya viene el final, una sugerencia un epilogo contando algo sobre ese futuro, seria genial.
Un abrazote Sisy gracias por esa aclaración que hiciste en el primer comentario es un gesto muy bonito de tu parte.
Un saludo con mucho cariño. Coka gracias por publicar.
Isabella black

Reyna dijo...

simplemente soy tu fan sissy y ya te lo he dicho antes Gracias por darnos algo tan genial de leer :3

Realmente espero un final monumental para estos dos con muchisimas ansias
Saludos
Reyna

Lorena dijo...

Sissy, por fin pude sentarme hoy a leer este maravilloso capitulo y estoy muda, en shock y sin palabras.has superado ampliamente todas mis expectativas sobre esta historia y realmente no se que decir solo agradecerte infinitamente el haberla compartido y rogarte que sigas escribiendo y llenandonos el alma de tantas sensaciones y emociones. Aca quedo, esperando
ansiosa y con muchos nervios el final. Besos . Lorena

Nancy Quintero dijo...

Vaya………………………………….. me acabe la caja de kleenex…………………………………………………


Noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo….

Sissy, por favor eso nooo!! No Elise, ya es demasiado tarde?

Este es el fin? Edward no lo soportara al igual que nosotros…
Me hiciste llorar Sissy y mucho, no quiero verla sufrir, no lo merece, ¿pero quién dijo que la vida era justa? No es cierto… y Edward esto lo está destrozando y acabara con él, esto de verdad lo aniquilara…

Lo sabía… yo sabía que él la amaba!!! Incluso hasta más que a Isabela ya que con ella esta versión es totalmente diferente… El solo necesitaba un detonante, algo tan fuerte que le ayudara a su mente hacer la transformación, que le ayudara a ver cuánto amor hay en el para compartir, el la ama, de verdad la ama, necesitan una oportunidad…

No noooooooooooooo, me niego a creer que este es el final, la muerte no se lo puede llevar todo a si como así, no después de que ha pasado tanto, no después de haber luchado tanto.

Que cierto es lo que dice Elise con respecto al estado en el que estas cuando atraviesas por la transformación, el caso de Rose es completamente distinto pero puedo comprender su miedo.

Pero el amor tiene que ser más fuerte que todo, porque es este caso ya es algo más que amar…

Me dejaste con un fuerte dolor en el pecho, yo los quiero a los dos y me duele mucho verlos a si, ya es demasiado tarde? Noooooo, nunca es demasiado tarde….

Un fuerte abrazo Sissy
Nancy Q.

Pao dijo...

Sissy

Que intensa es esta historía! Me hubiera gustado mucho contarte lo siguiente en privado... Pero bueno siento que te debo una disculpa, desde el inicio me enganche muchisimo con toda la trama y los personajes y mis comentarios fueron muy sinceros y con mucho entusiasmo.
Sin embargo deje de leer cuando inicio la enfermedad de Elise... lo siento, la verdad es que he perdido en los ultimos anos personas muy muy queridas para mi con esa terrible enfermedad y eres tan talentosa con todo lo que describes, que es como estar viendo todo. Y es sumamente doloroso volver a revivir esos recuerdos.
Te escribo recien este mensaje porque realmente he estado a full en mi trabajo, pero me puse muy triste de saber que te desmotivaste por la falta de comentarios.
Sissy haces un excelente trabajo, se nota claramente todo el esfuerzo que haces y la dedicación que le pones a todo, me encantan los graficos, lugares y fotografias que adjuntas es como estar viendo claramente lo que escribes en mi mente.

Espero que puedas disculpar mi falta de comentarios desde ese entonces, ya sabes la razon y espero que me comprendas y no te haya aburrido con TODO el relato.

Muchas Gracias y Saludos

Pao

ShaDowcita ~ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ShaDowcita ~ dijo...

Sissyyyy!!! Recién ando leyendo esta historia.... Ay que tristeza me hiciste sentir!
Como sabrás, hace poco tiempo que paso x aquí, y de a poquito voy leyendo todos los fics. Éste es uno de los que mas me han gustado, escribes exquisitamente.
No puedo esperar a leer el capítulo final, ojalá puedan ser felices los dos eternamente <3

Besos!!!